LA UNIÓN HACE LA FUERZA

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

La práctica deportiva es buena para la salud física, pero también para la salud mental. El hecho de realizar ejercicio físico en grupo produce emociones tan positivas como la alegría, ilusión, esperanza, felicidad, empatía y capacidad de trabajar en equipo. Estos valores, que aportan salud y bienestar emocional, son aplicables en nuestro día a día.

En los Juegos Mundiales de Deportistas Trasplantados, el deporte es una forma de socialización. Los participantes son tanto trasplantados como donantes procedentes de diferentes partes del mundo. Esta circunstancia, les permite la posibilidad de intercambiar historias y vencer sus miedos.

No obstante, podemos señalar “la colaboración” como la principal enseñanza de trabajar en grupos. Aprender a trabajar en equipo requiere confiar en los demás y que los demás confíen en uno mismo. En los distintos deportes, se reforzarán los lazos de solidaridad, compañerismo, amistad y respeto puesto que la diversidad será uno de los pilares básicos de los Juegos.

Si los múltiples participantes quieren alcanzar sus objetivos, éstos deberán considerar la importancia de la disciplina y de las normas. Por otra parte, en los deportes de equipo, también se requiere que sus miembros adopten distintas responsabilidades y roles como el liderazgo.

Además, se puede decir que hacer deporte con otras personas mejora la autoestima y fomenta la autosuperación al ser valorado por el esfuerzo y trabajo empleado. Sin embargo, en los Juegos se fomentará la humildad ante las victorias y, de la misma forma, la tolerancia a la frustración por las derrotas.

Al fin y al cabo, los equipos exitosos no son sólo los que tienen el mejor talento sino los más diversos. No importa la procedencia, edad, género, si es trasplantado o si es donante el participante, es necesario recordar que lo importante es disfrutar y compartir experiencias en el mejor ambiente.

2017-03-16T11:24:23+00:00 marzo 16th, 2017|